Ventajas técnicas de los materiales bioplásticos

Logo natureplast

Las propiedades de los materiales bioplásticos se consideran, en muchas ocasiones, muy inferiores a las de los polímeros convencionales.

Ciertamente hay diferencias en algunos materiales que necesitan ser adaptados, ya sea durante su transformación o de cara a las propiedades de uso. Otros tienen exactamente las mismas capacidades, o incluso superan las de los materiales de origen petrolífero como, por ejemplo, la Poliamida-11.

La utilización de bioplásticos permite observar numerosas ventajas técnicas:

  • Propiedades intrínsecas
  • Biodegradabilidad
  • Nuevas funcionalidades

Propiedades intrínsecas

El Polietileno furanoato (PEF) es un ejemplo concreto de las ventajas técnicas que pueden obtenerse con el uso de un bioplástico. Se trata de un nuevo polímero que llegará al mercado en torno al año 2020 y que competirá con el PET con las siguientes características:

  • 100 % de origen biológico ,transparente y reciclable: utilización y vida útil idénticas al PET.
  • 10 veces más barrera al oxígeno y 2 veces más barrera al dióxido de carbono y al vapor de agua: permite, por ejemplo, reducir el espesor de las paredes de los envases (botellas de bebidas gaseosas).
  • La temperatura de transición vítrea (Tg) es más elevada de 12 °C, permitiendo así el envasado en caliente, algo imposible con un PET amorfo estándar.
  • La temperatura de fusión es inferior a 30 ºC, lo que permite un ahorro energético durante la trasformación.

Biodegradabilidad

Esta propiedad permite aportar nuevas funcionalidades apreciadas por la industria. De hecho, puede ser interesante fabricar un producto que tenga una vida útil determinada y que pueda posteriormente biodegradarse en su entorno de uso de una manera que no contamine el medio ambiente. Actualmente, el principal ejemplo en el campo de la plasturgia es el film de acolchado agrícola, cuya función principal es regular la temperatura del suelo, conservando así una humedad relativa que permite un mejor crecimiento de la vegetación. Hoy en día es posible fabricar estos films de acolchado con polímeros biodegradables. La ventaja es doble en este caso:
  • El agricultor puede dejar en el suelo los fragmentos de film después de su uso para que se biodegrade, evitando la tarea de recoger y de gestionar el residuo de un film que no será biodegradable.
  • Enriquecimiento del suelo con materias orgánicas y nutrientes gracias a la biodegradación del mantillo.
También se pueden citar otros ejemplos como los clips para viñedos, uniones para horticultura (tomates, etc.), en el ámbito de la caza (cartuchos, etc.) o de la pirotecnia (ver proyecto MATADORE).

Nuevas funcionalidades

La biodegradabilidad puede también aprovecharse para aportar nuevas funcionalidades al producto. De la misma forma, es posible incorporar aditivos de interés que pueden liberarse durante el uso del producto o al final de su vida útil. La biodegradación puede así considerarse una ventaja técnica de uso y no ya una ventaja al final de la vida del producto. De forma general, pueden obtenerse las funciones siguientes:
  • Atracción (elementos dañinos, insectos, etc.)
  • Repulsión (elementos dañinos, insectos, etc.)
  • Nutrición (vegetales, etc.)
  • Descontaminación (agua, suelo, etc.)